EDUCOMUNICACION: tarea 02 – Modelos de comunicación

MODELOS DE COMUNICACIÓN:

En sus orígenes, como muestran ciertas informaciones,  la teoría de la comunicación se dividía en dos vertientes:

  1. Vertiente informacional: pone el acento sobre el proceso de transmisión (de prácticas profesionales y de conocimientos producidos), y así prima el estudio de los dispositivos tecnológicos; es una teoría matemática de la comunicación, diseñada por ingenieros y que olvida aspectos de la comunicación tan esenciales como el significado del mensaje.
  2. Vertiente comunicacional: se centra en la interacción emisor-receptor, y prima el estudio de dispositivos lingüísticos, simbólicos y sociales, destacando el lado cognitivo y no técnico de la comunicación.

El modelo de comunicación se podría dividir en tres, como hace Kaplún, y quedaría estructurado en la forma que nos muestra, Aparici y Mantilla en el capítulo 2 de La imagen: análisis y representación de la realidad:

  1. El primer modelo, modelo bancario, se centra en la transmisión de contenidos, de una forma unidireccional, desde un emisor hasta un receptor, y se ve claramente en los medios de comunicación tradicionales y en las aulas de las escuelas.
  2. El segundo modelo subraya los efectos del mensaje en el receptor, y se centra en la obtención de resultados, como es el aumento del consumo en el caso de la publicidad.
  3. El tercero es un modelo de colaboración y construcción social, en el que ambos, emisor y receptor, son creadores de mensajes, retomando la acepción más antigua de la palabra comunicación, como diálogo e intercambio, relación de compartir, de hallarse en correspondencia, de reciprocidad. Este modelo, siguiendo a Cloutier, lo denominaríamos EMIREC.

Un análisis más minucioso de los modelos de comunicación lo encontramos en la Historia de las teorías de la comunicación, de Mattelart. Básicamente, las teorías de la comunicación se dividirían en dos vertientes:

  1. Las de corte administrativo, centradas en la eficacia empresarial y en la reducción de costes de la comunicación, y que podemos llamar modelo funcionalista, desarrollado principalmente en EE.UU. Aquí entraría en primer modelo del que hablamos, el informacional, así como el primero de Kaplún, y en parte el segundo también.
  2. Las de corte empírico, centradas en el estudio de la comunicación en la sociedad y la cultura; es un modelo crítico, desarrollado fundamentalmente en Europa.

El modelo funcionalista se inicia con Shannon y sus estudios sobre cómo reducir el ruido en la transmisión de mensajes, para reducir costes y ganar eficacia.

Debemos mencionar también a Lasswell al hablar del funcionalismo, con sus estudios sobre comunicación, propaganda y democracia, su visión de las funciones de la comunicación (vigilancia, relación y transmisión), y su famosa sentencia: ¿quién dice qué, por qué canal, a quién y con qué efecto?

El modelo funcionalista fue duramente atacado por el que podríamos llamar modelo crítico o materialista, que nace con los estudios de la escuela de Fankfurt durante la república de Wiemar, uniendo el psicoanálisis social de Freud y el materialismo dialéctico de Marx. Esta tendencia trata de desenmascarar las relaciones de poder que hay tras los procesos comunicativos, e influirá enormemente durante todo el siglo XX, desde la Escuela de Chicago, hasta los estudios europeos de los años 60, como los de Friedmann en el Centro de Estudios y Comunicaciones de Masas en Francia (aunque más influido por el estructuralismo), o como los de Eco en Italia, así como las aportaciones de grandes pensadores como Althusser en la violencia simbólica, Guy Debord en la sociedad del espectáculo y la insatisfacción, Foucault y el poder de la televisión para organizar, controlar, vigilar y castigar…

Un tercer modelo, de gran importancia, es el que surge con el estructuralismo lingüístico de Saussure y sus estudios de semiología (enfrentados a los supuestos funcionalistas de Peirce y sus estudios de semiótica).  La estructura, como sistema de intercambio de actores sociales, es estudiada desde las reglas que rigen sus relaciones. En sus estudios cobran especial relevancia los conceptos de significante/significado, connotación/denotación.

Dentro de los estructuralistas destacamos a Jakobson, con sus seis elementos y funciones de la comunicación.

Para terminar, señalar el análisis de la comunicación que se ha hecho desde la economía política, con Chomsky a la cabeza, estudiando cómo los desequilibrios en los flujos de información han sido usados por el neoliberalismo para un imperialismo cultural; estas ideas calaron hondo en Latinoamérica, donde entroncaron muy bien con la extendida pedagogía de Paulo Freire. Esta tendencia y búsqueda de un equilibrio informacional es lo que se puso sobre la mesa en el  informe Mc. Bride de la Unesco en 1980, y lo que provocó la salida de la misma de EE.UU e Inglaterra.

También desde la etnometodología se ha tratado el tema de la comunicación, centrándose en el estudio de lo cotidiano. El interaccionismo de Blumer, el lenguaje realizativo de Austin, la sociología de la acción comunicativa de Habermas…

.

.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: